Últimos posts

El valor del saber escuchar y el esfuerzo en la etapa de Educación Infantil

El valor del saber escuchar y el esfuerzo en la etapa de Educación Infantil

0 Comenta

Soy maestra de Educación Infantil en un centro público de la Comunidad Valenciana. Desde los 6 años, siempre mi vocación ha sido ser maestra, una razón de esto fue el haber tenido una educadora de párvulos tan maravillosa que me enseñó muchísimas cosas, entre ellas, el valor del esfuerzo y el saber escuchar.

En cuanto al valor del saber escuchar, es necesario que el niño/a aprenda a escuchar para tener la posibilidad de compartir con sus compañeros/as, el docente y el resto de la sociedad. A medida que el niño/a comparte el conocimiento por medio de la escucha, tiene la posibilidad no sólo de entender a los demás, si no de desarrollar habilidades de expresión. Con ella, puede dar a conocer sus pensamientos, necesidades, estados de ánimo, y al mismo tiempo, tiene la posibilidad de ser escuchado por otros. Dentro del aula, es fundamental el diálogo y para originarlo, debe haber alguien que habla y alguien que escuche, y que reflexione sobre lo que ha escuchado. También, interviene en este proceso el silencio, ya que para reflexionar sobre lo escuchado, es preciso hacer un paréntesis y pensar sobre ello. En mi aula, lo llevo a la práctica de la siguiente manera: pasando lista, escuchando cuando nos cuentan alguna experiencia de su vida diaria, la resolución de conflictos en el patio o en la clase, a través de cuentos, etc.


Los maestros debemos conseguir que los discentes tengan una escucha atenta, reflexiva y la habilidad de comunicarse y transmitir sus ideas, sus dudas, etc. Al mismo tiempo, es indispensable infundir la confianza en los niños para que puedan libremente y sin temor expresar sus sentimientos y pareceres. Este proceso no es innato, se obtiene a través de la familia y la escuela. Con este valor el niño desarrollará la habilidad social de la empatía (ponerse en el lugar de la otra persona).


El segundo valor que quiero destacar es el esfuerzo dentro de la Educación. Todo aprendizaje necesita de un esfuerzo y de realizarlo, se logra el éxito escolar y la seguridad en uno mismo para sobreponerse a las frustraciones y a las adversidades. El hecho de la incorporación del niño a la vida escolar ya le supone un esfuerzo, porque debe adaptarse al grupo, al colegio, a los docentes, etc., y debe, asimismo, hacerlo para conseguir la autonomía personal, jugar con sus iguales, controlar sus impulsos, compartir con los demás y aprender a escuchar, entre otras cosas.


El educador es una pieza clave para favorecer la implicación de los alumnos en este
valor, para eso realizará actividades motivadoras que promuevan el esfuerzo y que sea de
interés para el niño. También, ofrecerá cualquier otro tipo de soporte que en especial
necesite algún niño para lograrlo. Es fundamental que, el maestro combine de forma
adecuada actividades que refuercen tanto a la individualidad como a la actividad grupal,
porque ambas son fundamentales para el desarrollo del educando. Todo esto debe hacerse
dentro de un ambiente alegre, motivador y agradable para que el niño disfrute de su
proceso de aprendizaje.


En todo grupo – clase, podemos encontrar algunos pequeños que presentan dificultades
de aprendizaje y necesitan un soporte afectivo y pedagógico con mayor dedicación por
parte del docente. La motivación extra que el maestro dará a estos alumnos les
proporcionará el soporte necesario para estar a la par con sus compañeros.
La actividad desarrollada por los educadores deberá ser reforzada dentro del ámbito
familiar para conseguir una estado motivacional constante en el alumno. Sería de sumo
interés que el núcleo familiar reforzara la autoestima del niño y que celebrara los
pequeños logros alcanzados por ellos.

Deja tu comentario

Reload

Envíar