Últimos posts

EN BUSCA DE LA FELICIDAD

EN BUSCA DE LA FELICIDAD

0 Comenta

Pese a que vivimos en un mundo donde lo material parece estar directamente relacionado con la felicidad esta idea no dejar de ser equivocada. Por mucho que se tenga no se es más feliz. La felicidad nace dentro de cada persona. Una persona es feliz gracias a ella misma, sin depender del exterior. Aun así la idea de felicidad es ambigua, pues la vida se basa en momentos buenos y momentos malos, ya que no podemos pretender que siempre todo lo que nos ocurra sea bueno a nuestro alrededor, a veces tenemos que pasar por malos momentos los cuales tenemos que aprender a gestionar y a aceptar cuando son inevitables

Pero entonces en cuanto a esto, y si la felicidad no depende del exterior, ¿cómo podemos conseguirla?

 

  1.     Disfruta de las pequeñas cosas de la vida: Pequeños momentos de placer como comernos ese plato de comida que tanto nos gusta, disfrutar de una agradable conversación con un amigo o familiar, pasear por un ambiente bonito, o incluso disfrutar de un instante estando solo. Se trata de apreciar cada momento de tranquilidad y placer y darnos cuenta del bienestar que nos produce.

 

  1.     Vivir el presente: De nada nos sirve anclarnos en el pasado, pues el pasado ya ha pasado y no se puede cambiar, por lo que hay que aceptarlo y seguir hacia adelante. Para ello, debemos centrarnos en cada momento, en el presente, en nuestro día a día. Cada segundo de nuestra vida cuenta y solo nosotros tenemos el poder de elegir qué hacer con ello. El futuro nos puede servir como meta, pero así mismo para lograr lo que queremos en el futuro, debemos empezar a trabajar nuestro momento presente.

 

  1.     Aprende a disfrutar de los momentos de soledad: La soledad no tiene por qué ser mala si se sabe aprovechar. Tomarnos un tiempo para reflexionar, estar a solas con nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y con nuestra totalidad corporal y mental. Aceptarnos, querernos y tratar de respondernos a esas cuestiones que tanto nos preocupan. Así mismo, podemos realizar actividades entretenidas estando solos, como pintar, tocar algún instrumento, y por qué no, bailar, hacer deporte, pasear al aire libre, disfrutar de una taza de café…simples actos que no tiene porqué requerir una inversión económica.

 

  1.     Aprender a manejar el estrés: No podemos evitar que ciertas situaciones diarias nos puedan producir un estado de estrés, pero sí podemos aprender a gestionarlas para que no nos causen malestar y reducir éste. Para ello, aprender técnicas de relajación o dedicar un momento del día a realizar alguna actividad deportiva ya sea yoga, pilates o cualquier otro deporte, nos  puede servir para combatir el estrés, pues el deporte es un buen instrumento para ello.

 

  1.     Manejar nuestros pensamientos: No consiste en cambiar nuestra forma de pensar por completo, pues dejaríamos de ser nosotros mismos, sino  que se trata de cambiar nuestros pensamientos negativos y dañinos que producimos inconscientemente y afectan a nuestro estado de ánimo, y por consiguiente nuestra conducta, por otros más realistas y menos dañinos. Puede que algunos comentarios de ciertas personas o situaciones del día puedan resultarnos molestas y dañarnos hasta tal punto de afectar a nuestra forma de pensar sobre nosotros y los demás, y así mismo de actuar, y por ello tenemos que aprender a no dejar que esto nos afecte, trabajando sobre nuestra forma de pensar para poder manejar mejor estas situaciones.

 

  1.     Establece pequeñas metas: Si hay algo que queremos lograr en nuestras vidas, no esperemos a que surja de repente ni nos frustremos si no lo conseguimos cuando lo teníamos planeado. Primero pensemos en la probabilidad de conseguirlo y lo que necesitamos para ello. Tras esto, fijémonos pequeñas metas y disfrutemos de cada paso conseguido.

 

  1.     Acepta aquello que no puedas cambiar y cambia aquello que te haga daño: Hay ciertos aspectos que no podemos cambiar como ciertos hechos del pasado o algunas circunstancias que se escapan de nuestras manos. Cuando algo puede cambiarse busquemos la solución más favorable para ello.

 

  1.     Aprende a quererte al igual que te gustaría que te quisieran.

 

 

 

 

Betania Nze Montalbán

Psicóloga general sanitaria

Col. M-26948

 

Deja tu comentario

Reload

Envíar